Secretos para hacer pizzas más livianas

Básicamente la pizza es una receta simple y saludable, gracias a una base de masa hecha con harina, similar a la del pan, además de agua, levadura y sal.

En realidad la diferencia más notable entre el pan y la pizza es el hecho de que a ésta última se le añade un poco de aceite de oliva para que la masa resulte más húmeda y también el agregado de ingredientes como salsa de tomate, orégano, mozzarella y aceitunas entre otras propuestas para transformarla en el verdadero plato italiano.

En el caso de las pizzas industrializadas la preparación de la masa requiere del agregado de otros aditivos tales como grasas y azúcares que obviamente suman calorías, alejándose de la receta original mucho más saludable y light. 

Existen, sin embargo, recetas y formas de hacer que una pizza además de sabrosa sea saludable sobre todo si la preparamos en casa. Solo es necesario utilizar harina de buena calidad, agua, levadura fresca o seca, poca cantidad de sal y solo un par de cucharadas de aceite de oliva, formando una masa que tras haberse horneado puede congelarse y utilizarse en cualquier momento, también es posible reemplazar la harina común por integral.


En el caso de optarse por comprar la masa industrializada optar siempre por aquella que se aproxime más a la receta original y casera, ya que cuantos menos ingredientes extras y aditivos contenga más sana resultará 

Poco queso ya sea del tipo mozzarella o cualquier otro que se utilice para cubrir la masa de la pizza, una manera sencilla de bajar el valor calórico y también evitar ingerir una gran cantidad de grasas saturadas, eligiendo siempre queso de buena calidad y también los del tipo light. 

En relación a los embutidos tales como bacón, chorizo o salami, se trata de ingredientes que conviene prescindir si se pretende preparar una pizza ligera, sobre todo porque todo ese tipo de ingredientes no solo aportan muchas calorías sino que tienen un alto contenido de grasas , de allí que pueden sustituirse por pollo o pavo picados o también jamón magro o ibérico.

Asimismo, también es posible preparar pizzas ligeras y con menos calorías utilizando mariscos tales como mejillones, langostinos, gambas o pulpo que aportan poca grasa y gran cantidad de proteínas de buena calidad, mientras que las conservas de pescado como atún, sardinas o caballa al natural son una excelente opción.

Por último, las pizzas con vegetales son saludables y muy sabrosas y solo es cuestión de combinar bien los ingredientes ya que muchas verduras son aptas para cubrir la masa de pizza tales como brócoli, espinaca, acelga, champiñones, berenjenas y utilizando tofú en vez de queso mozzarella.

0 comentarios: