Pizza de queso gorgonzola

Original de la cocina napolitana la pizza como la conocemo hoy se ha hecho popular en el mundo a través de los siglos con una infinidad de variantes. 

Si fuera posible realizar un viaje al pasado y llegar hasta la elegante Nápoles del siglo XIX, nos encontraríamos en una de las grandes capitales europeas de la época rodeadas de arte y cultura de primer orden donde la gastronomía también ocupaba un lugar especial, surgiendo muchas de las recetas de los barrios más humildes y populares donde precisamente uno de los platos cotidianos era una especie de tarta hecha con masa de pan cubierta con queso y tomate. 

También, podríamos conocer los secretos de la creación de la famosa Pizza Margarita que según cuenta la historia fue especialmente creada para la Reina Margarita en una visita de vacaciones a la ciudad de Capodiomente, cuando sintió curiosidad por conocer el sabor de ese plato tan popular. 

Volviendo a la actualidad las recetas de pizza que pueden degustarse en la parte vieja de la ciudad de Nápoles son infinitas ya que allí es posible encontrar las pizzerías tradicionales que elaboran hoy la pizza siguiendo las más antiguas tradiciones, usando no solo ingredientes de primera calidad sino que la cocción sigue haciéndose en un horno de leña que le brinda un sabor particular. 

Con origen en la antigua cultura egipcia la receta de la pizza original adoptada posteriormente por los griegos y romanos que cocinaban unos discos de pasta llamados offa, recetas que con el paso de los años pasaría de “picea” a pizza de la mano de los panaderos napolitanos. 

Después de un poco de historia, pasemos a nuestra receta de hoy de Pizza de queso gorgonzola una sabrosa variante sencilla de preparar y diferente a la tradicional de mozzarella ya que ésta se mezcla con el delicioso queso gorgonzola brindándole un sabor particular. 

Ingredientes 

1 Masa de pizza 
1 Taza de salsa de tomate 
100 grs. Mozzarella rallada 
100 grs. de Queso gorgonzola 
1 Tomate cortado en rodajas 
½ Vaso de aceite de oliva virgen 
50 grs. de piñones 
50 grs. de queso parmesano 
Albahaca 

 Preparación 

Estirar la masa de pizza y colocarla en un molde circular. Hornear por espacio de 5 minutos en horno precalentado a 180° C.

Transcurrido ese tiempo retirar del horno y extender la salsa de tomate sobre la masa, cubrir con la mozzarella rallada, el tomate en rodajas, el queso gorgonzola cortado en pequeños trozos. 

Terminar la cocción hasta que los quesos se hayan derretido y la masa se encuentre cocida y apenas dorada. 

Para preparar el pesto, colocar en la licuadora el aceite de oliva y un manojo de albahaca, los piñones y el parmesano. 

Procesar hasta formar una pasta. 

Servir la pizza caliente y previamente rociarla con un poco de pesto aligerado con aceite de oliva.

0 comentarios: