Pizza con queso de cabra

Esta Pizza con queso de cabra y patatas es poco tradicional, pero bien vale la pena hacerla y probarla ya que resulta deliciosa. 

El queso de cabra no es muy utilizado en preparaciones como la pizza, sin embargo no solo es delicioso sino que le aporta un sabor más pronunciado que la clásica mozzarella. 

De origen muy antiguo lo primeros quesos de cabra datan de 7000 años antes de Cristo, época en que el hombre prehistórico se hace sedentario y comienza a criar animales para su sustento diario y al llegar la Edad Media el queso de cabra era común como moneda de cambio y alimento para los peregrinos en los Caminos de Santiago. 

Dejando atrás la historia, esta pizza es sumamente fácil de preparar y la familia quedará más que encantada al degustarla. 

Ingredientes 

1 bollo de masa para pizza 
Patatas cortadas en rodajas finas 
Aceite de oliva 
1 diente de ajo picado 
Romero 2 ramitas picadas 
Queso de Cabra 200 grs. en rodajas 
1 Cebolla roja cortada en rodajas finas 


 Preparación

Hervir las rodajas de patatas durante unos seis minutos en agua con sal, hasta que se encuentren tiernas pero firmes. 

Retirar, escurrirlas y mezclar con una cucharada de aceite de oliva y el ajo picado además del romero también picado bien fino. 

Estirar la masa de pizza y colocarla en una bandeja redonda o rectangular previamente pincelada con un poco de aceite. 

Cubrir con las rodajas de patata dejando un pequeño borde sin cubrir. 

Esparcir el queso de cabra previamente cortado en rodajas y sobre éste la cebolla también cortada en rodajas finas. 

Dejar descansar durante unos diez minutos para que la masa leve un poco antes de llevarla al horno. 

Cocinar en horno precalentado a 180º durante unos diez a quince minutos o hasta que la base se encuentre dorada y crujiente. 

Retirar del horno y servir inmediatamente.

0 comentarios: