Pizza con cubierta de queso blanco y pesto

Una pizza bien italiana con un toque especial que está dado por el pesto hecho como el tradicional con albahaca fresca. 

La receta es para dos pizzas medianas finas o una grande muy sencilla de preparar y realmente sabrosa.

Ingredientes para la masa 
500 grs. de harina 
30 grs. de levadura fresa 
5 cucharadas de aceite de oliva 
Agua templada 
1 cucharadita de sal 


Ingredientes para la Cubierta 
1 Taza de salsa de tomate 
150 grs. de jamón 
250 grs. de ricota o queso blanco 
2 cucharadas de pesto italiano fresco 

Ingredientes Pesto 

50 grs. de hojas de albahaca 
2 dientes de ajo
1/2 vaso de aceite de oliva virgen extra



Preparación Masa 

En un recipiente colocar la harina y mezclar con la sal, hacer un hueco en el centro y agregar la levadura desmenuzada, añadiendo agua templada hasta formar una masa elástica. 

Amasar unos cinco minutos y colocar en un recipiente, cubierta con un paño dejando descansar hasta que doble de volumen. 

Preparación pesto 

Triturar la albahaca y los dientes de ajo hasta conseguir una pasta homogénea. 

Añadir entonces 2 cucharadas de aceite de oliva y mezclar bien, continuar entonces incorporando el resto de aceite poco a poco y en forma de hilo fino, sin dejar de mezclar. 

Puede condimentarse con sal y pimienta. 

Armado de la Pizza 

Una vez que ha levado dividir en dos bollos y amasar dándoles forma circular. 

Colocar en dos moldes para pizza y cubrir con la salsa de tomate. 

Cocinar en horno precalentada a 200 ºC por espacio de unos 15 minutos o hasta que la masa se encuentra cocida y apenas dorada. 

Retirar del horno y distribuir sobre la cubierta el queso tipo ricota o queso blanco y el jamón cortado en lonchas. 

Volver a cocinar por espacio de otros 5 a 10 minutos, retirar y distribuir el pesto por toda la cubierta de la pizza. Servir

0 comentarios: