Los niños y la culinaria



A los niños les gusta jugar y también experimentar nuevas cosas casi a diario, sobre todo aquellas que son tareas reservadas a los mayores como es el caso de la cocina.

No existe mejor manera de enseñarles a los pequeños a comer bien como la de permitirles que ayuden en la preparación de algunas recetas, pero siempre en un marco de alegría, diversión y juego, desarrollando según la edad tareas sencillas que además les permitirán conocer nuevos alimentos, despertando su curiosidad y a la vez sus sentidos.

También les gusta trabajar con las manos y adoran las texturas novedosas y los colores. Dos posibilidades que se dan perfectamente en la culinaria y en la preparación de recetas para niños donde ellos pueden intervenir.

Lavar frutas y vegetales, mezclar alimentos, ayudar a preparar la masa de un pastel de chocolate o unas deliciosas galletas de canela y miel, son motivación suficiente para que el pequeño ponga manos a la obra.

Otras tareas que los niños pueden desarrollar en la cocina es untar cremas o dulces sobre su tarta predilecta para luego ayudar también en su decoración.

Los pequeños en general son muy curiosos y esto los lleva a estar expectantes despues de haber preparado una receta de comida preguntándose cuál será el resultado final, un buen truco para que prueben nuevos alimentos.

Entretenido y educativo cocinar es para los más pequeños una tarea que les permite expandir su imaginación, siendo una excelente forma de lograr que los niños disfruten comiendo aquellos platos que ellos ayudaron a preparar.

Y para los que desean ayudar en la cocina pero aún no tienen edad suficiente para cocinar, es posible darles la tarea de decoración de los platos, una actividad que ayuda a despertar su imaginación, aprender los colores y sus combinaciones y el nombre de ingredientes que aún no conoce.

Una manera de educar a los niños a través de la culinaria en un ámbito que ayuda al desarrollo de sus sentidos y también contribuye a la integración del grupo familiar.

0 comentarios: