Pizza de frutos rojos



Una pizza colmada de color y de sabor delicioso, una dulce tentación para quienes aman comer pizza en todas sus versiones.

Esta pizza de frutos rojos es muy sencilla de preparar y puede ser ese postre diferente que estábamos buscando para sorprendes a la familia.

Ingredientes

1 base para pizza

Mermelada de frambuesas o cerezas

Queso crema 1/3 de taza

Azúcar glass 3 cucharadas

Esencia de vainilla ½ cucharadita

Cerezas, fresas y frambuesas frescas

Mantequilla

Azúcar

Preparación

Cubrir la base para pizza con un poco de mantequilla previamente derretida y espolvorear un poco de azúcar en la superficie.

Hornear hasta que la superficie se encuentre dorada, aproximadamente entre 5 y 8 minutos.

Retirar del horno y untar con la mermelada sobre la base, hornear por dos minutos más y reservar.

En un recipiente mezclar el queso crema, el azúcar glass y la esencia de vainilla hasta formar una pasta cremosa.

Untar con esta mezcla la superficie de la pizza y colocar los frutos rojos

Si se desea puede decorar con un poco de azúcar glass y trocitos de chocolate.

Pizza Vegetariana sabrosa



Quienes son fanáticos de la pizza gustan de experimentar la gran diversidad de opciones de esta delicia de origen italiano que ha traspasado las fronteras de ese país haciéndose popular en los rincones más alejados.

Existen pizzas de variadas masas y cubiertas tanto dulces como saladas, la tradicional pizza a la piedra y también aquella un poco más esponjosa llamada de “media masa”, las recetas de pizzas son infinitas y cada una tiene su encanto particular, inclusive aquellas tan especiales como las pizzas vegetarianas, tan saludables y nutritivas.

La receta de hoy es justamente una sabrosa pizza vegetariana sencilla y deliciosa a la vez. Una pizza colmada de sabor y color ideal para que los más pequeños también coman vegetales.


Ingredientes

Harina integral 300 grs.
Levadura fresca prensada 20 grs.
Agua tibia 1 vaso
Sal 1/2 cucharadita
Aceite de Oliva 2
Tomate frito cantidad necesaria
Vegetales variados crudos, cebolla, pimiento verde, rojo, brócoli, champiñones
Aceitunas verdes y negras
Sal y pimienta
Orégano

Preparación

Colocar sobre la mesa la harina haciendo un pequeño hueco en el centro. Agregando allí la levadura disuelta con el agua tibia, sal y el aceite de oliva.

Ir incorporando los ingredientes secos de forma gradual y luego comenzar a amasar hasta lograr una masa suave y ligera.

Colocarla en un recipiente previamente untado con aceite, cubrir con un paño el bollo obtenido y dejar leudar durante unos 45 minutos o hasta que doble su volumen.

Sobre una superficie enharinada extender la masa utilizando un rodillo, dándole forma redonda.

Colocarla en un molde adecuado para pizza y pintar la superficie con aceite, cubrirla con el tomate frito sobre ellos colocar el resto de los vegetales elegidos, espolvorear con orégano seco, un chorrito de aceite de oliva, sal y pimienta.

Decorar con aceitunas negras y verdes y cocinar en horno precalentados a 180°, durante unos 20 minutos.

Pizza dietética

¿Quién dice que no se puede adelgazar comiendo?. Nos parece algo imposible porque estamos habituados a ver dietas que nos prohíben muchos de los alimentos que normalmente consumimos, pero en realidad tan solo se trata de saber elegir los ingredientes adecuadamente. Y para demostrarlo te traigo una rica pizza de verduras.

Ingredientes (en gramos):
Para la masa
170 de harina (debe sobrar un poco para amasar)
105 de agua
Una pizca de sal
Una pizca de azúcar (opcional)
16 de levadura fresca

Para el relleno:
Tomate
Pimiento (verde o rojo, al gusto)
Calabacín
Cebolla
Aceitunas (verdes, negras o ambas)
Sal
Pimienta

Elaboración:
¡Empezamos con la masa!: Desmenuza la levadura con los dedos y mézclala con el agua, 2 cucharadas de harina, la sal y el azúcar. Si lo prefieres puedes no ponerle azúcar, pero en ese caso el aspecto de la masa quedará muy blanco, como si estuviera cruda, en cambio con el azúcar conseguiremos que tome color dorado.


Una vez que tienes ésta mezcla hecha déjala reposar durante 10 minutos para que fermente. Pasado este tiempo ve añadiendo poco a poco el resto del harina, removiendo continuamente hasta que consigas formar una bola de masa que se despegue del recipiente.

Esparce sobre la encimera un poco del harina que te ha sobrado, enharínate las manos y comienza a amasar durante unos 5 minutos. Si ves que es necesario puedes ir añadiendo más harina sobre la bola de masa.

Al final debes obtener una masa lisa, fácil de manejar y que no se pega en las manos. Colócala sobre un recipiente, tápala con un paño de cocina y deja que repose durante 30 minutos.

Pasados los 30 minutos veremos que la masa ha doblado su tamaño, es el momento entonces de estirarla. Vuelve a esparcir un poco de harina en la encimera y estírala hasta conseguir el tamaño y grosor deseado.

Y ya tenemos hecho lo más entretenido, ahora solo falta añadirle los ingredientes del relleno:
Como pretendemos adelgazar comiendo no vamos a ponerle ninguna salsa de tomate altamente calórica, puedes optar por hacer tu propia salsa casera o puedes no ponerle nada. Después de esto añade la sal, la pimienta, la cebolla cortada en cuadritos, el calabacín cortado en láminas, el pimiento cortado en tiras y el tomate en rodajas. Hornea hasta que la masa quede a tu gusto ¡y listo!.

Sugerencias sobre la receta:
El relleno puede variar tanto como desees quitándole algunos ingredientes o añadiéndole más como por ejemplo champiñones, berenjenas, brócoli, zanahoria… Si lo deseas puedes añadirle algún queso bajo en calorías que se funda bien.

En lugar de añadir 105 de agua prueba a añadir 100 de agua y 5 de infusión de tomillo. La masa tendrá un sabor mucho más especial.

Si espolvoreas con albahaca fresca picada u orégano el éxito estará asegurado. Y lo mejor... ya puedes disfrutar de una crujiente pizza mientras consigues alcanzar tu peso ideal ¡Quién lo diría!.

Masa para pizza con levadura de cerveza seca


La masa para pizza puede hacerse tanto con levadura fresca, como con polvo de hornear o levadura granulada seca.

La diferencia se notará en la obtención de una masa más compacta o más esponjosa y suave, dependiendo también del grosor de cada pizza.

La comodidad es que el polvo de hornear no necesita de levado previo como las masas hechas con levaduras de cerveza seca o fresca.


Ingredientes

Levadura seca granulada 2 ¼ cucharaditas
Agua caliente 1 ½ taza
Harina 4 tazas harina
Sal 1 ½ cucharadita
Aceite de oliva 2 cucharadas

Preparación

Colocar en un recipiente mediano la levadura seca granulada y añadirle el agua, mezclar y dejar reposar por diez minutos.

En otro recipiente más grande colocar la harina y la sal mezclar. Hacer un pequeño hueco en el centro y colocar la mezcla de levadura, el aceite y comenzar a integrar los ingredientes desde el centro, tomando la harina de los bordes.

Una vez que se ha obtenido un bollo liso y suave se coloca sobre la mesa enharinada, se amasa un poco más y se divide en 4 porciones iguales.

Colocar cada bollo en una placa y cubrir con un lienzo dejando levar hasta de doblen su volumen.

Luego estirar la masa con un rodillo hasta el tamaño deseado.

Colocar la pizza en una placa para horno, cubrir con salsa de tomate y cocinar en horno precalentados (180°) por diez minutos.

Retirar y colocar la cubierta elegida, puede ser mozzarella y rodajas de tomate, jamón o el relleno que se desee.

Hornear por otros 10 a 15 minutos hasta que los bordes se encuentren dorados.

La receta rinde 4 pizzas grandes y pueden pre-cocerse y congelar.